Léntigo y Manchas

El láser aporta energía en un período muy corto de tiempo, del orden de nanosegundos, de modo que por un efecto fotoacústico destruye las lesiones pigmentadas de forma específica, respetando el tejido sano adyacente.

Al tratar estas lesiones con láser, la energía es captada selectivamente por el pigmento conocido como melanina. Así se origina una reacción fotoacústica, que destruye el pigmento y permite su eliminación.

Es el procedimiento de elección para el tratamiento de las manchas producidas por el sol (léntigos actínicos). Se trata de las características manchas redondeadas que aparecen en zonas expuestas al sol durante años (cara, escote, manos).

 

* Todos los precios tienen el IVA incluido.